Mantener la esencia de una casa antigua y a la vez dotarla de vanguardia y diseño era la premisa a la hora de realizar la reforma integral de esta vivienda situada en Rafelbuñol. Una vivienda amplia y de techos muy altos propios de las antiguas construcciones de la zona.

Se nos encargó el diseño de los diferentes espacios, selección-suministro de materiales y supervisión de ejecución. La actualización de cocina, baños, el pavimento de toda la vivienda, cerramientos, puertas de paso nuevas y la sustitución de la puerta de entrada fue nuestra intervención esta reforma integral.

Nuestra solución:

Para mantener la esencia de la casa antigua conservamos las puertas de las diferentes estancias que dan al comedor y el pasillo distribuidor. Puertas de 2.5 metros de alto, de madera que fueron tratadas con mucho cuidado y delicadeza, preservando el encanto de estas puertas, alguna de ellas con vidrieras.

Abriendo el espacio a un pasillo central conseguimos ampliar a 26 metros cuadrados la cocina haciéndola así más luminosa y funcional. Para el diseño de la cocina  combinamos la carpintería en melamina blanca para los muebles bajos y en melanina acabado madera roble mozart en las columnas de suelo a techo donde se ubican el horno, microondas y nevera, junto a una gran despensa. Para el suelo utilizamos pavimento porcelánico hexagonal tipo mosaico combinando grises y blancos, dotando al pavimento de carácter, textura y protagonismo. Este diseño que contrasta y combina a la perfección con la puerta antigua de acceso al salón.

En la cocina encontramos también una espectacular mesa de chapa natural de roble que actúa de eje central de todo el espacio. Confort y vanguardia van de la mano en esta cocina más que funcional que cumple todos los requisitos solicitados por nuestros clientes.

Para el baño secundario proponemos una ducha de obra con un muro a media altura para aportar más luminosidad a esta zona. Un baño completamente blanco con el pavimento porcelánico de color gris a juego con los del frontis del lavabo con azulejos decorativos tipo hidráulicos para darle una pincelada vintage.

En la habitación principal había que ganar espacio para almacenaje y dotarla de un baño completo. ¡Nuestro equipo enseguida lo vio claro! Una gran armariada lacada en blanco de suelo a techo, de pared a pared, en la que se inserta el acceso al baño con puerta corredera nos permite no perder ni un centímetro de la estancia. Un baño de líneas rectas y funcionales en el que resalta el relieve de la pared de la ducha, que contrastando con el resto es de líneas sinuosas crea ritmo y movimiento.

Un nuevo reto para Moolbe en el que nuestros profesionales supieron dotar de modernidad y vanguardia la vivienda sin que pierda su esencia. ¡Enhorabuena!

 

Proyectos relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar