Un nuevo proyecto de Moolbe con un gran resultado. Nuestra clienta quiere ir acondicionando poco a poco un inmueble que tiene en Valencia para en un corto plazo de tiempo venirse a vivir a la ciudad. Lo primero en adecuar ha sido la cocina en la que lo más importante era aprovechar cada espacio al máximo y poder integrar todos los elementos que esta cocina requería, con la dificultad de la geometría del espacio y la limitación de las instalaciones.

Nuestra solución:

Aprovechamos el espacio pegado al patio de luces para organizar la zona de lavado ropa, almacenaje y calentador. Quedando más alejado del primer golpe de vista al entrar.

En la zona central se distribuyen en ele la zona de cocción, fregado, lavavajillas y almacenaje; extraíbles en la zona inferior y vitrinas iluminadas en los muebles altos.

Y en la zona inicial, a izquierdas y derechas de la puerta de entrada se ubican la zona de almacenaje, nevera, microondas y botellero visto.

Las armariadas están hechas en madera lacada en blanco mate, con diseño de puertas aplafonadas, que junto con el pavimento de baldosa hidráulica y los tiradores cerámicos conjugan un estilo clásico-retro tan actual de nuevo hoy en día.

La bancada está realizada en madera de roble alistonado tintada en un tono subido, lo que hace que destaque y contraste con la armariada blanca, aportando elegancia y calidez al espacio.

Un excelente trabajo que demuestra que lo clásico no está reñido con el diseño y la modernidad. Una vez más el equipo de Moolbe centra todos sus esfuerzos para hacer la realidad los sueños de nuestra clienta. ¡Objetivo cumplido!

Proyectos relacionados