Los locales comerciales son otro reto para Moolbe, en ellos hemos de plasmar la personalidad de la empresa, ese sello diferenciador que muestra al cliente cuales son los valores de la firma y que a la vez les hace sentirse como en casa. En esta ocasión teníamos que dar vida a un espacio de sólo 35m2 y convertirlo en una acogedora peluquería, llena de detalles y aportando calidez a todos los espacios.

Nuestra solución:

Apostamos por un estilo nórdico donde la madera y la cerámica son las protagonistas adquiriendo especial relevancia según el espacio.

Al comenzar el trabajo se nos platearon dos retos:

1.- Aprovechar al máximo el espacio tan reducido. En tan solo 35m2 encontramos 8 zonas diferentes: recepción y caja, zona de espera, zona de peinado, zona de lavado, zona de maquillaje, zona barra-bar, baño y almacenaje. La madera es la gran protagonista distribuyendo estos espacios y diferenciando zonas a destacar.

2.- Debíamos aprovechar el material y mobiliario que el cliente tenía en su antigua peluquería conjugándolo con nuevos elementos que dotaran el espacio de un nuevo carácter y estilo.

Para conseguir nuestro objetivo apostamos por la madera que es la gran protagonista en todos los espacios destacando el marco colgado del techo que delimita la zona de los espejos así como el separador de estancias.

La cerámica también cobra mucho protagonismo dotando de carácter y personalidad a la peluquería, tanto es así que se ha convertido en la imagen corporativa de la empresa. Apostamos por un pavimento cerámico de la firma VIVES en blanco y negro para marcar las diferentes zonas y un azulejo biselado tipo metro en blanco brillo.

Los detalles, la calidez y el cuidado en cada uno de los espacios dan vida a esta peluquería en la que una vez más el equipo de Moolbe se ha involucrado al 100%.

 

 

 

Proyectos relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar